Chris Jericho

      No hay comentarios en Chris Jericho

Chris Jericho

El 9 de noviembre de 1970 en Manhasset, Nueva York, el mundo del wrestling vio nacer a una superestrella: Christopher Keith Irvine. Más conocido por su nombre artístico, Chris Jericho no es tan solo un luchador más, sino que ha demostrado ser una de las piezas claves dentro de la lucha libre, destacando sobre todo su paso por la WWE.

Primeros pasos

El interés de Chris Jericho por el wrestling comenzó desde joven gracias a la AWA. La American Wrestling Association ofrecía numerosos espectáculos en Winnipeg, ciudad candiense en la que Jericho vivía en su adolescencia. Sin embargo, aquella no fue su única inspiración: luchadores como Owen Hart, Ricky Steamboat y Shawn Michaels fueron otras fuentes de motivación. Dio sus primeros pasos en la Keystone Wrestling Alliance donde poco a poco fue progresando y mejorando sus estilo de lucha. Con tan solo 19 años, fue a la Hart Brothers School of Wrestling con el fin de seguir con su mejoría. Fue durante esta etapa cuando adquirió el nombre de Chris Jericho debido al ábum Walls of Jericho de Helloween, nombre que también incoporaría a su propio finisher. Posteriormente, Chris Jericho recaló en una gran cantidad de compañías diferentes como CNWA, CRMWO o la CMLL, federación mexicana donde adquiriría el nombre de Corazón de León (de ahí que en numerosas ocasiones se le conozca como Lionheart). En 1994 llegó a WAR (Wrestling and Romance), empresa japonesa en la que destacaría su combate contra Chris Benoit en 1995. La calidad de Chris Jericho llamaría la atención de Mick Foley y de Paul Heyman, quienes lo ficharían para ECW, debutando el 2 de febrero de 1996.

WCW

Chris Jericho mostró una enorme y rápida progresión, de hecho, fue tan rápida que el 26 de agosto de ese mismo año debutaría en Nitro, programa de WCW y también en el PPV Fall Brawl contra Chris Benoit. Pero los comienzos en WCW estarían marcados por su breve estancia en la empresa aliada New Japan Pro-Wrestling (NJPW). El personaje enmascarado de Jericho no fue bien recibido en Japón, por lo que, una serie de combates más tarde, volvería a la WCW. Poco después de su regreso, logró su primer título en la WCW: el WCW Cruiserweight Championship. Tras un breve reinado, fue Eddie Guerreró quien le arrebataría el campeonato. Jericho conseguría otros dos reinados hasta que comenzó su mayor feudo contra Dean Malenko. Malenko era conocido como el hombre de las 1000 llaves debido a su manejo en el mano a mano. Chris Jericho, en respuesta a esto, se comenzó a autoproclamar el hombre de las 1004 llaves. El feudo se desarrolló de forma indirecta mediante burlas y combates contra otros luchadores hasta que se enfrentaron en el PPV Uncensored donde Jericho se llevaría la victoria. En los siguientes programas Chris Jericho se limitó a insultar a Malenko mediante una serie de promos. Posteriormente, se pactó un Battle Royal en el que el ganador se las vería contra Jericho por el Cruiserweight Championship. El combate acabó en victoria para un tal Cíclope, un luchador enmascarado que resultaría ser Dean Malenko, quien vencería a Chris Jericho en su oportunidad por el título. Jericho, al sentirse víctima de un complot, tomó la decisión de buscar culpables desde el propietario de la WCW hasta el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. Malenko dejó el título vacante debido a su cuestionable forma de obtener el título, pero consiguió un combate por el mismo contra Chris Jericho en The Great American Bash, combate en el que Jericho lograría alcanzar su cuarto reinado. A partir de este momento, la relación entre la WCW y Jericho comenzó a deteriorarse: Chris Jericho no obtuvo una oportunidad para luchar por el título de los pesos pesados de la WCW y tuvo un extraño y lamentable feudo contra Perry Saturn. Estos dos hechos marcarían su marcha de la WCW.